Orígenes de la República

México. Programa final.

Sobre el escenario, un fragmento de película: la proyección de una historia, de muchas historias. Son historias de otros, de nosotros mismos. Son nuestras historias.

Digerimos nuestra vida guardando o contando historias. Ellas son nuestra memoria, nuestra identidad, lo que nos conforma y nos hace ser quienes somos.

Hay historias que contamos, y hay historias que nos cuentan a nosotros. Y hay, por otro lado, historias que cuentan historias. En este último programa, la Casa del Mezquite nos contó su historia. Bajo el cobijo de la noche impregnada del aroma del café, que huele a tradición, la Casa se hizo sentir. La revelación es evidente, la historia no sólo se cuenta o se estudia, también se siente.

Y qué mejor manera de terminar el programa México: nuestras historias que estar rodeados de una historia viva. Así que la Casa del Mezquite no nos fue extraña. Su dueño, Raúl Robles Aguilar, cronista de Atemajac, hizo las presentaciones. Sobre el escenario, otro fragmento de película: la Casa que primero fue habitada por docenas de familias, ahora es habitada por cientos de objetos, muebles, cuadros, libros… ¡hasta por una petaquilla, no de la tía Petra, sino de la mamá Petra!  El sonido de las personas dio paso al sonido de la música. Y cuando cesa ésta, nace el sonido de cuando se cuenta una historia, la de Guadalajara, la de aquellos héroes anónimos, de los que la terrible Historia Oficial no habla, porque ni siquiera los conoce.

Y allá, en su jardín, la atracción primera, un mezquite de casi doscientos años de edad, que sube serpenteando, rasgando con sus ramas y sus hojas el cielo de Atemajac. Un cielo bien conocido.

Para disfrutar todavía más la velada, el grupo Los soneros de México nos ofrecieron música tradicional mexicana y de Latinoamérica.

Cada uno de nosotros guardamos historias. En ocasiones, esas historias terminan, pero no se desvanecen. No si se siguen contando. Así, pues, cuéntanos tus historias.

Sobre el escenario, la proyección no termina: fragmentos de vida. De memoria. De historia. Nuestras historias.

¡Salud!

México. Unidad IV. México actual. Programa 17. Modernidad y caos: el ecosistema urbano mexicano, las ciudades y el crecimiento demográfico.

Lázaro Cárdenas es quizá el político mexicano que más simpatía despierta de los gobernantes del siglo XX. Militar, estadista, reformador, inauguró una corriente ideológica que, a su vez, fue víctima de los “ismos”: el cardenismo, sinónimo de reforma agraria, expropiación de los recursos del subsuelo, derechos de los trabajadores, y demás.

Con estas reflexiones iniciamos un nuevo programa de México: nuestras historias. En esta ocasión tuvimos conductores invitados, Andrea Vicencio y Gilberto Domínguez, que nos acercaron todavía más a Cárdenas como personaje histórico. Además, abordaron una cuestión bastante desafortunada, la de los monumentos abandonados por toda la ciudad: víctimas del óxido, del polvo, del deterioro y hasta del grafiti.

¿Conoces algún monumento que se encuentre en estas condiciones? Háznoslo saber.

Por otra parte, el resumen de la lección 17 expresó el crecimiento desordenado de las ciudades que se ha provocado por el afán de convertir a éstas en modernas (sobre todo desde la época del llamado “Milagro mexicano”), amén de la incapacidad de los diferentes gobiernos para lograr una modernidad no caótica. A estas alturas, cuando la idea de “modernidad” lo abarca todo, en particular las expresiones de estética urbana y las aspiraciones modernistas, es difícil que alguno de nosotros no haya pasado inconvenientes por las diversas obras de urbanización en la ciudad. ¿Cuál has sufrido tú?

En nuestro artículo principal tuvimos una entrevista con el Dr. Jean-François Prud’homme del Colegio de México, que nos habló sobre la colección que ha lanzado esta misma institución, Los grandes problemas de México; problemas éstos, como una cuestión que se trata de aclarar. Según el Dr. Prud’homme la idea de realizar esta colección de dieciséis libros surgió de la reflexión sobre qué participación iban a tomar como institución en las conmemoraciones del bicentenario de la Independencia y centenario de la Revolución, además de los setenta años del Colegio de México.

Así que hicieron lo que mejor saben hacer: investigar, analizar y publicar estudios de la realidad mexicana. En los dieciséis volúmenes reflexionaron sobre el proceso de cambio en el país en los últimos veinticinco años. Todo esto, pues, como una intento modesto de contribución al debate público en el país.

Los temas que abarcan los libros son diversos: población, desarrollo urbano y regional, desigualdad social, movimientos sociales, relaciones de género, relaciones internacionales, crecimiento económico, procesos políticos, seguridad nacional, cultura e identidades, entre otras. Se trata pues de una colección grande que trata de ver qué ha pasado en la vida política, social, económica y cultural del país.

En cuanto a los autores que contribuyen en la colección, se trata de toda la comunidad del Colegio de México, nos dijo el Dr. Prud’homme, tanto investigadores y profesores como egresados. Participan también autores que han colaborado en el pasado con el Colegio y los expertos en los temas que se abordan. Entre algunos de ellos están Jorge Casa, Lorenzo Meyer, Sergio Aguayo, Soledad Loaeza, Brígida García, y muchos otros.

Cosa de interés es que, con la idea de acentuar la idea de participación en el debate público han subido toda la colección a la página del Colegio de México para que cualquiera pueda tener acceso a esa información.

De esta manera se dio paso a la tan gustada sección de La petaquilla de la tía Petra, que nos puso estridentes y contestatarios, pues nos contó sobre los inicios del movimiento punk en Guadalajara, allá por la década de 1980. El relato de la petaquilla nos refirió el contexto bajo el cual se fueron gestando los primeros pasos de este movimiento. Ricardito, pues, “apañó” a la petaquilla pa´ guardar sus casetes de una música que, según su madre, ni se le entiende, que es nomás para los baquetones, a los que se les recomienda asiduamente que se pongan a estudiar. Como sea, Ricardito, o mejor Richard, encontró en esa música un montón de ideas que lo llevaron a plantearse preguntas críticas sobre la política, el clero o la familia. Pues, la verdad es evidente, no todo era como se lo platicaron.

A todo esto, ¿recuerdas el nombre de la banda que escuchaba Richard y su amigo?

Los miembros de La petaquilla, por su parte, nos platicaron sobre el estereotipo que se tiene del punk, es decir, una persona con los pelos parados, estoperoles y chamarras de cuero. Aunque, nos lo hacen notar, los pelos parados fue un elemento que se insertó tiempo después. Pero más que eso, los punk en sus inicios en Guadalajara fueron jóvenes que comenzaron a cuestionar la situación que vivían. Sus críticas poseían un fuerte contenido social. Así, pues, fueron surgiendo grupos de la prepa 7, y bandas punk comenzaron a tocar en el foro Jim Morrison, apenas un baldío.

Asimismo, la música punk comenzó a llegar a Guadalajara de los Estados Unidos y del Reino Unido, sobre todo, mediante acetatos y casetes. Incluso Radio UdeG comenzaba a emitir esta música. La idea era evidente: transmitir un mensaje. Para sus detractores, no era más que puro ruido incomprensible, histérico y desordenado; para sus aficionados, era una catarsis que se expresaba en gritos y alarido. En definitiva, se trataba de una música de protesta.

Hacia el final tuvimos la sección México siglo 20.1, que retomó la década de 1980-1990. Una década en la que surgió el SIDA como problema de salud mundial; México vivió una severa crisis; Reagan defendió el neoliberalismo; los videojuegos se consolidaron; y un muro funesto cayó.

Para cerrar el programa escuchamos un corrido interpretado por Cornelio García, en el que nos cuenta, a tono de las reflexiones con que iniciamos el programa, su experiencia de vida con las reforma agraria de Lázaro Cárdenas.

Desde luego, no faltaron los regalos: un ejemplar del libro Voces de la república, compendio de entrevistas que se realizaron en el programa de Orígenes de la república, además del disco Tantos días, tantos años, una serie de demos de la primera ola punk en México.

¡Felicidades a los ganadores!

Recuerda, queremos leer tus opiniones y comentarios.

México. Unidad III. Estabilidad porfiriana y movimientos revolucionarios. Programa 15. Que todo cambie para que todo siga igual. El Estado mexicano y el presidencialismo.

Llegamos al último programa de este 2010. Pero, téngase presente, México: nuestras historias continúa en el 2011.

Así, pues, iniciamos el programa con la sección Y mientras esto sucedía, Explosiones del 22 de abril¿usted dónde estaba? Esta vez la pregunta fue ¿dónde te encontrabas aquel fatídico martes 22 de abril de 1992?

Una fecha trágica y un día imborrable que pasó a significar uno de los mayores desastres en Guadalajara: las explosiones del 22 de abril.

Por otro lado, en esta Unidad tercera hemos estado hablando de los movimientos revolucionarios. En ese sentido, el gobierno posrevolucionario se encargaría de construir la identidad nacional que nos define como el país que más o menos somos ahora. Pero, de la misma manera, crearía un poder omnipresente, paternalista, violento y además corrupto que se mantendría el pie durante las siguientes siete décadas. Su nombre, el presidencialismo, hijo del Maximato.

El autoritarismo reaparecía disfrazado con pretensiones constitucionales; y así, se sustentaba la idea “que todo cambie para que todo siga igual”. Cuestión también bautizada con nombre y apellido: la dictadura perfecta.

De esto nos habló en entrevista el Dr. Felipe Ávila, quien es doctor en historia por el Colegio de México, Premio Nacional Emiliano Zapata (2004) y miembro del Sistema Nacional de Investigadores.

Según expresó el Dr. Ávila, el presidencialismo en México tiene una tradición ancestral: los tlatoanis y los caciques en el México precortesiano, personajes en que el poder estaba profundamente centralizado sin embargo, para acortar con mayor precisión, sitúa los orígenes del presidencialismo durante el siglo XIX, cuando grandes personajes se hicieron del poder.

Figuras como Santa Anna, Benito Juárez y Porfirio Díaz: actores históricos que concentraron  todo el poder en su persona y que pasaron por encima de las específicas Constituciones. Fueron, en ese sentido, presidentes meta-constitucionales, y lo que es más, personajes tales en quienes se pueden ver claramente rasgos dictatoriales.

Ya decíamos en la entrada anterior que el programa nos tenía preparada una sorpresa. Pues bien, nos acompañó vía telefónica Mayra Alejandra Mora, estudiante del curso del diplomado México: nuestras historias, quien nos platicó sus razones para cursar el diplomado.

Según sus palabras, su interés por la filosofía en general y por la filosofía mexicana en particular, fueron las razones para acercarse a la historia de México, pero no a una historia de fechas u oficialista, sino una más cercana a ella, que tieneHacienda San José de Gracia que ver, pues, con sus historias.

Por ese hecho, su proyecto final en el diplomado es la hacienda San José de Gracia, de Teocuitatlán, Jalisco pues dicha hacienda forma parte de su historia.

Por lo demás, nos platicó sobre cómo es estudiar en un ambiente virtual. Según ella, celebra estudiar de esta manera, pues es mucho mejor en ciertos casos, por ejemplo, la comodidad o trabajar a tu propio ritmo. Además, no le parece que la virtualidad carezca del calor que proporciona las relaciones personales, pues el trabajo en equipo está presente.

¿Has tenido tú alguna experiencia de este tipo, cómo te pareció? Cuéntanos.

Y así pasamos a nuestra sección de La petaquilla de la tía Petra, que nos habló de un tema que ha ocasionado debate: la pastilla anticonceptiva.

Las costumbres y tradiciones respecto a la sexualidad son difíciles de cambiar de un día para otro, cuando más cuanto que por siglos se ha tenido la idea de que el sexo sólo es permitido en el matrimonio y es exclusivamente para “tener hijos”, es decir, para la procreación.

No sorprende pues que la década de los 70, la época del destape, haya exacerbado el miedo entre las familias mexicanas más tradicionales. La propia tía Petra nos lo recordaba: “ya lo dice el sexto mandamiento: no fornicarás”, lo que nos expresa el choque entre generaciones sobre cómo vivir la sexualidad.

Se avecinaban pues tiempos de cambio: la revolución sexual, la “salida del clóset” de los homosexuales, pero sobre todo, el feminismo.

De esto precisamente nos hablaron los miembros de La petaquilla. La revolución sexual, nos señalaron, tiene que ver con la valoración del cuerpo, o en otras palabras, con soltar el reacio control que se venía teniendo sobre él, sobre todo con el de la mujer. Y junto con ello, el “amor libre”. No sería exagerar que la revolución sexual fue una revolución sexual femenina. La mujer (joven) no sólo fue la más beneficiada de ello, sino que fue la que estuvo en el frente de batalla, con el feminismo sobre los hombros, a manera de arma. A partir de entonces, cambió la concepción del cuerpo: ahora la mujer podía decir “este cuerpo es mío”.

Para finalizar el programa escuchamos la sección México siglo 20.1, en esta ocasión la década de 1960-1970, una década de “caos y creación”.

Y de esta manera concluyó el último programa del 2010. Pero no se olvide, ya lo dijimos, volvemos el 12 de enero.

¡Felices fiestas…Felices fiestas navideñas¡Nos oimos y leemos en el 2011!

México. Unidad III. Estabilidad porfiriana y movimientos revolucionarios. Programa 14. Que todo cambie para que todo siga igual. El Estado mexicano y el presidencialismo.

Regresamos luego de una semana sin programa por la FIL y con nuevo horario. Y de esta manera, comenzamos una nueva emisión de México: nuestras historias, con la sección de Y mientras esto sucedía, ¿usted dónde estaba? Esta vez, ¿dónde estabas hace treinta años, cuando asesinaron a John Lennon?

Por cierto, ¿recuerdas qué libro era por el que sentía obsesión Mark David Chapman, el asesino de Lennon?

Por otro lado, bien sabido es que, tras la muerte de Francisco I. Madero y otros caudillos que buscaban el poder, la balanza se inclinó hacia Álvaro Obregón y éste logró hacerse del poder en 1920. De esta manera se estaba recobrando la paz mediante la institucionalidad. Pero al mismo tiempo, se germinaba un poder omnipresente, paternalista y, por si fuera poco, corrupto, que iba a caracterizar a México durante las siguientes siete décadas: el presidencialismo.

De modo que las pretensiones de la Constitución de 1917, que sentaron las bases para un poder Ejecutivo limitado, fueron ignoradas por quienes se consideraron victoriosos de la Revolución. A partir de entonces, partido político, Estado y gobierno pasaron a ser una misma cosa. Todo lo controlaba el presidente en turno.

Significativa es la anécdota: ¿Qué horas son?, decía el presidente, Las que usted ordene, señor presidente, contestaba el burócrata.

Estas reflexiones nos prepararon el camino para entrar en la sección académica. Esta vez escuchamos la entrevista al Dr. Ariel Rodríguez Kuri, investigador del Colegio de México, que nos habló sobre el libro Nueva historia general de México.

De por sí, el libro Historia general de México es un clásico, nos dijo el Dr. Rodríguez Kuri, en el que  quedaron plasmados algunos de los textos más notables de la historia mexicana de los últimos tiempos, de autores también conocidísimos como don Luis González y González, Carlos Monsiváis, Enrique Florescano, por nombrar los menos.

Nueva Historia de México La Nueva historia general de México recupera pues esa tradición, y más, la actualiza, por lo que toda la obra ha sido reescrita.

Un asunto es importante, nos señala nuestro entrevistado, es que la obra no enseña una historia que moraliza, pues no está construyendo fábulas, y sin fábulas, no hay moralejas.

Y de aquí pasamos directo a la ya querida y esperada sección de La petaquilla de la tía Petra, que se vistió se shorts, medias y tacos y nos habló del impacto social que tuvo el mundial de 1970. Sobre todo, la semifinal entre Brasil y Uruguay, y cómo no, la ansiadísima final: Brasil contra Italia, con la que, según la petaquilla, la gente andaba bien alborotada.  El futbol, la pasión de las masas.

Desde luego, jugadores célebres no pueden dejar de ser nombrados: Cubilla, Jairzhino, Rivelino, Carlos Alberto, Gérson, Boninsegna, y por supuesto, Pelé.

Así, pues, los miembros de La petaquilla nos hablaron sobre la relación del deporte con la vida cotidiana, que en Guadalajara, por lo menos, por aquel entonces era una misma cosa. Las pasiones no sólo se quedaron en la cancha, sino que se llevaron a las calles. Los festejos y los desmanes no fueron extraños.

Un aspecto es claro: el futbol, más que una actividad recreativa popular, es símbolo de identidad para muchas personas.

¿Eres un apasionado de este deporte? Cuéntanos aquí mismo tu pasión. Por ejemplo, ¿entre quién fue la final de este mundial (1970) y cuál fue el marcador final (claro, con anotadores también)?

Hacia el final del programa tuvimos la sección México siglo 20.1, que abordó la década de 1950-1960, cuando el comunismo y el capitalismo entraron al campo de batalla, cuando una guerra se volvió fría, cuando el mundo musical vio nacer el Rock & Roll.

Además, la Mtra. Cuquita Coronado nos platicó sobre lo pasó en el marco del pasado Encuentro Internacional de Educación a Distancia con la presentación de México: nuestras historias. Que es, ya lo sabemos, un proyecto para aprender historia a través de múltiples medios, como Internet, radio, blog, curso en una plataforma, facebook.

Y no faltaron los regalos: dos ejemplares del libro Ensayos sobre deportes. Perspectivas sociales e históricas, de Luis Cantarero y de Ricardo Ávila.

¡Felicidades a los ganadores!

Recuerda, queremos escuchar tus opiniones.

(Por cierto, nos adelantaron una sorpresa para el próximo programa.)

México. Unidad III. Estabilidad porfiriana y movimientos revolucionarios. Programa 13. Constitucionalistas y constitución. Orígenes del sistema político mexicano.

En este programa de México: nuestras historias nos alejamos un poco de temas políticos y nos acercamos a una historia más cotidiana, más cultural del México de principios del siglo XX. El progreso y sus innovaciones, pues, no sólo beneficiaron al sector tecnológico, sino también a las artes y a la cultura. Destacan, por ejemplo, el teatro, las operas, las zarzuelas, las carpas, pero sobre todo, el cine; el mejor ejemplo, Villa y el contrato que filmó con una compañía estadounidense para filmar sus combates y ejecuciones.

En un tono parecido estuvo el artículo principal, el cual esta vez nos presentó una entrevista con el escritor Francisco Martin Moreno, autor, entre otros libros, de México negro, y Arrebatos carnales 1 y 2.

El escritor no platicó sobre la obra que ha desarrollado. Se trata de una nueva forma de escribir la historia de México, que durante décadas ha sido escrita, según él, por mojigatos e hipócritas que nos han relatado figuras históricas intachables. No sorprende entonces que esta historia sea bastante aburrida. Por lo que, con la intención de alejarse de este tipo de historia, el escritor les otorga emociones a los protagonistas históricos de México, los hace de carne y hueso, y con ello, más cercanos a nosotros.

Así, pues, no sólo se trata de una nueva forma de escribir historia, sino que, y quizá más importante, es una nueva manera de leer la historia.

Si deseas conocer más al autor, visita el video que presenta  la entrevista que le hace Carmen Aristegui.

¿Qué piensas tú sobre las ideas del escritor Francisco Martin Moreno? Si somos lo que recordamos, entonces ¿una nueva forma de escribir y leer la historia de México supone una nueva identidad nacional? Además, ¿esto significaría arrebatarle la historia a los que detentan el poder político, incluso quizá a los académicos, y devolverla al pueblo mexicano, que es, en última instancia, el dueño máximo de su historia?

En esta ocasión nuestra sección de La petaquilla de la tía Petra nos habló sobre la vida nocturna en México a mediados del siglo XX. La expresión suprema de la vida de la noche en este tiempo: el cabaret, el lugar adecuado para el hombre que había sido tratado con desdén por la mujer que adoraba.

El cabaret, nos dicen los miembros de La petaquilla, pasó de ser un centro bohemio a transformarse en el siglo XX en el baile, el espectáculo, la cena, en fin, la diversión nocturna, pero una diversión que nos suena a prohibida.

Lugar de diversión, evidentemente, para la gente de corbata y frac. Sin embargo, cabaretuchos también los había, el mundo ajeno par excellence a la buena familia, donde el crimen y el sexo eran la carta de presentación. Por lo que en la diversión también se nota la clase social.

Así, hacia el final del programa, escuchamos la sección de México siglo 20.1, esta vez dedicada a la década de 1940. Si bien es referencia a la Segunda Guerra Mundial, también lo es para la era de oro del cine mexicano.

Cerramos el programa con una cápsula sobre el serio problema de la obesidad infantil en México.

Desde luego, los regalos no faltaron: tres camisetas de la Universidad Virtual de la UdeG. ¡Felicidades a los ganadores!

Recuerda, queremos escuchar tus opiniones y entablar el diálogo.

México. Unidad III. Estabilidad porfiriana y movimientos revolucionarios. Programa 12. Las contradicciones de los nuevos caudillos. Luchas por el poder y proyectos de nación de los grupos revolucionarios, 1910-1924.

Es el siglo XX, y las innovaciones que trae consigo, los que  ofrecen la promesa de una vida mejor, más laudable y menos engorrosa. Es México en el nuevo siglo XX y tal promesa deviene en agria decepción. Es México en 1910 y el país, y la vida misma, parecen desmoronarse.

En este programa de México: nuestras historias abordamos el siglo XX y la Revolución mexicana. Bien sabido es que ante la negación de Díaz de abandonar el poder, Madero decidió tomar las armas. Ante esto, la metáfora de Díaz convertida en pavoroso augurio: Madero soltó al león, a ver si lo puede controlar. Y no sólo eso, o quizá por eso mismo, la violencia revolucionaria se desataría en México en medio de traiciones entre los mismos caudillos, confusión de luchas y seducciones por el poder francamente tentadoras. Ante tal situación, México se postraría ante nuevos derroteros que lo formaron como el país que más o menos es ahora.

Así, pues, a la mayoría de los mexicanos nos relaciona algo a la Revolución, ya un familiar, ya un objeto material… ¿Qué te relaciona a ti con la Revolución mexicana? Y con la intención de hacer una reflexión más profunda, hay que decir que la herencia revolucionaria, más que la revolución misma, es uno de los componentes de nuestra identidad nacional, pero ¿sería chocante decir que en nuestro mito fundacional?

En la sección académica seguimos con la misma iluminación general sobre los colores y las tonalidades de la Revolución. El Dr. Felipe Ávila, del Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM, nos habló, en entrevista,sobre uno de los hombres más importantes en la historia de México, Porfirio Díaz.

Según el Dr. Felipe Ávila, hablar de Porfirio Díaz es hablar de unos de los principales héroes de la República mexicana. Ese mestizo que en su juventud se da cuenta que su profesión no es la Iglesia, se ve atraído a estudiar Leyes. No obstante, tampoco ejerce la profesión de abogacía. Se ve involucrado en la Revolución de Ayutla (la que pone fin a la dictadura de Santa Anna) y la seducción de la carrera militar lo atrae de tal manera que pronto empieza a destacar por su capacidad de mando y organización.

El liberalismo, siguiendo al Dr. Ávila, fue otra influencia que formó el carácter del joven Díaz. Milita en las filas liberales durante la Reforma, se identifica con los seguidores de Juárez y se opone empedernidamente contra la intervención francesa. Es, pues, una de las grandes figuras dentro del ejército mexicano durante estos tiempos.

Por otro lado, el escritor José Luis Trueba Lara, también en entrevista, nos platicó cómo vivía la gente hace cien años. Tema presente en su libro La vida y la muerte en tiempos de la revolución, en el cual hace una aproximación a la revolución con “r” minúscula, distinguiéndola de la de los “grandes figurones”. Es, por lo mismo, un libro dedicado a los léperos, a los de escasas pertenencias, a los de sin nombre, a los perdedores.

La sección de La Petaquilla de la tía Petra abordó un tema parecido. Poniéndose a tono con la conmemoración del centenario del inicio de la Revolución, nos deleitó con una cápsula en la que unas damas de bien son asaltadas (y ofendidas sus pretensiones de alcurnia, por supuesto) por unos salteadores revoltosos. Pero no se trata de una gavilla cualquiera, sino la liderada por Anselmo Sánchez, “El Gordito”, conocido ladrón de Camino Real del Valle de Ameca, cuya fama había llegado hasta Guadalajara.

La anécdota nos plantea ese “otro lado” de la revolución, uno menos glorioso, más crudo. Pero ver los dos lados de la revolución es permitirse verla toda. Por lo mismo  ¿crees tú que hubo una revolución, o varias de ellas? Y desgarrados sus vestidos de gloria ¿la revolución fue más bien una rebelión, una revuelta a gran escala?

Asimismo, los miembros de La Petaquilla nos platicaron sobre lo que significaba “andar en la bola”, sobre las gavillas, donde la “ley del arma” mandaba. Además, un hecho importante: la gente que tomaba las armas lo hacía las más de las veces por necesidad económica que por convicción ideológica; de ahí el saltadero de ideologías; “ora con fulano, ora con zutano”.

Por lo demás, en De chile, de dulce y de manteca nos enteramos sobre las veteranas, las soldaderas, las heroínas de la revolución.

La sección de México siglo 20.1 abordó la década que se define con la palabra dictadura: 1930.

Hacia el final del programa escuchamos una cápsula que nos presentó historias relacionadas con el fútbol. ¿Te sabes tú alguna? Platícanosla aquí mismo.

Es grato saber que nos escuchan en Tucumán, Argentina, y hasta en Arizona. ¡Un saludo a todos ellos!

Y desde luego que no faltaron los regalos. En esta ocasión se sortearon dos ejemplares del libro Del anarquismo a la utopía. La visión revolucionaria de Miguel Mendoza López Schwertfeger, de Patricia Valles Medina; otros dos ejemplares del libro Fotografía, cine y literatura de la Revolución mexicana, de Ángel Miguel, Zuzana M. Pick y Eduardo de la Vega. Y por si fuera poco, también una agenda “Los ojos del tiempo”, que contiene fotografías de México.

Esperamos tus comentarios y opiniones

México. Unidad III. Estabilidad porfiriana y movimientos revolucionarios. Programa 11. Erase una vez el progreso. El desarrollo económico durante el Porfiriato.

Bien sabido es que la figura de Porfirio Díaz evoca las más diversas opiniones. Dictador para unos, estadista para otros, lo cierto es que Díaz jugó un papel fundamental en la historia de México.

Por ese hecho  ¿cuál es tu opinión sobre la figura de don Porfirio Díaz? ¿Fue verdaderamente el dictador frío que gobernó con mano dura? O por el contrario, ¿no le hemos hecho justicia histórica como personaje de la Historia de México?

De esta manera comenzamos la Unidad III de México: nuestras historias. Fue además un programa singular, pues estuvieron ausentes la Mtra. Cuquita y Carla ya que están en Zacatecas trabajando un curso para la SEP; pero en cambio, nos acompañó Gilberto Domínguez, el productor del programa

Entramos en la sección académica con la entrevista a la Dra. Leonor Leduc, Doctora en Ciencias Sociales por el Colegio de México, ha recibido numerosos premios, entre los que destacan el reconocimiento Sor Juana Inés de la Cruz, en 2008, y miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) Nivel II.

La Dra. Leduc nos habló acerca del contexto internacional en que se inserta en Porfiriato. En primer lugar, abordó el tema de la transición del libre cambio al imperialismo. Distingue dos tipos de imperialismo: el primero como una expansión geográfica (neocolonialismo), sobre todo de Francia e Inglaterra; y el segundo como un imperialismo de grandes concentraciones de capital.

En otro aspecto, el proceso de transformación económica de Estados Unidos tuvo un impacto sobre México, en particular con la formación de las grandes empresas ligadas con la industria y el capital. Esto hace que México se inserte como productor, proveedor y exportador de materias primas.

Según las ideas de la Dra. Leduc, esas condiciones hicieron más fuerte al gobierno porfirista. El lema de Orden y Progreso, junto la estabilidad política, permitieron asimismo la recepción de importantes capitales extranjeros en inversiones en el país, como el ferrocarril o la luz eléctrica.

Por otro lado, en la vida cotidiana del Porfiriato, se imitaron los patrones de conducta europeos. Se buscaba parecerse al otro, al país culto y aventajado. Imitación por parte de las clases altas, no obstante, que iba a abrir todavía más la brecha entre las clases sociales. Es en este contexto internacional, nos dice la Dra. Leduc, que se inserta el Porfiriato.

En esta ocasión el episodio de La Petaquilla de la tía Petra abordó varios temas relacionados con la vida cotidiana durante la Colonia, a saber: la bebida, la embriaguez y los insultos. Escuchamos un curioso altercado entre unos piripis, de los que, por cierto, uno  era una mujer, más precisamente doña Casimira de Aragón, que, entre otros insultos, reprochaba el pulque como bebida de indios.

Y hablando del pulque, el elixir de los dioses, ¿recuerdas a cuál diosa mexica está relacionada esta bebida?

Como decíamos,  los miembros de La Petaquilla nos hablaron sobre los insultos, los que, además de que parecen tan inevitables en los dominios de la bebida, nos hablan de la moralidad, al mismo tiempo que de una sociedad jerarquizada. Y no sólo eso, sino que refleja la concepción que tenemos de nosotros mismos. Como ejemplo, la palabra Pozadaschingar.

Por lo demás, tuvimos dos cápsulas de Estampitas, con Felipe Ángeles y Felipe Santiago Carrillo Puerto, respectivamente. En De dulce, de chile y de manteca escuchamos sobre José Guadalupe Posada y la popularización que hizo de las calaveras como sátira.

En la cápsula de México siglo 20.1 nos enteramos de los sucesos más importantes durante la década de 1920, los locos veinte, el periodo de entreguerras.

Y como ya va siendo tradición, no faltaron los regalos, tres camisetas de la Universidad Virtual de la UdeG. ¡Felicidades a los ganadores!

Recuerda, estamos ansiosos de conocer tus opiniones y comentarios.

México. Unidad II. Los cimientos de la nación: entre luchas hermanas. Programa 09. La Reforma, el Segundo Imperio y la República Restaurada.

Es difícil afirmar que las culturas son decididamente independientes entre sí. Sería más conveniente sospechar que ellas viven en constante intercambio de saberes y tradiciones.

En lo que se refiere a explicaciones sencillas, México es un país que define lo anterior, es decir, México es un país multicultural. Dejando de lado por ahora las culturas internas del país, México tiene entre sus principales influencias, a la cultura francesa. Fuera de la Batalla de Puebla, la influencia francesa en nuestro país puede rastrearse tanto en la literatura, en la gastronomía como hasta en la música y la fotografía.  Y como el influjo no es sensiblemente efímero, ¿en cuáles expresiones cotidianas actuales puedes descubrir la influencia francesa? Y si pensaste o dijiste sepa... ¡ya tienes una!. ¿Conoces Jicaltepec? se dice que es un rincón francés…

De modo que en este programa abordamos un periodo de la historia de México que estuvo marcado hondamente por los franceses y que nos definió como el país que más o menos somos ahora, a saber, la Reforma, el Segundo Imperio y la República Restaurada.

Sobre esto nos habló en entrevista el Dr. Silvestre Villegas Revueltas, miembro del Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM, y autor de los libros Deuda y diplomacia. La relación México-Gran Bretaña, 1824-1884 (2005), e Ignacio Comonfort: grandes figuras protagonistas de la historia de Puebla (2004).

El Dr. Villegas Revueltas nos habló en relación a los liberales y conservadores, sus ideas y proyectos de nación que los definen. Aunque él no hablaría de liberales y conservadores como tales, antes de 1833, sí nos dice que a partir de 1821 surgen una postura progresista y otra más bien conservadora que van a enfrentarse en torno a una diferencia sustancial: el papel de la Iglesia y del Ejército en la vida cotidiana.

La diferencia fundamental entre liberales y conservadores (ya bien definidos después de 1840) es que aquellos, los liberales, en su postura más radical, querían un Ejecutivo vigilado por una sola Cámara. Los liberales moderados lo deseaban dividido en dos Cámaras, no sólo para refrenar los excesos de los diputados, nos dice el Dr. Villegas Revueltas, sino porque durante el siglo XIX los senadores representaban los intereses de los Estados, y quien controlaba los Estados controlaba la elección.

Por el otro lado, los conservadores, que también pensaban en una división del poder, planteaban que el Ejecutivo tuviera el suficiente poder y ejerciera un control para que sus medidas de gobierno fueran obedecidas en todos los Estados de la República.

Es interesante lo que nos hace ver el Dr. Villegas Revueltas, que si bien estos episodios nacionales suceden en el siglo XIX, dos siglos más tarde seguimos lidiando con ellos. ¿Estás de acuerdo en que estamos viviendo situaciones semejantes? A propósito de esto ¿qué pasa con el papel de la Iglesia en la actualidad?

Fernanda, Andrés y MilagrosPor cierto, en esta ocasión tuvimos invitados muy especiales durante el programa en vivo. Fueron los niños de sexto de primaria Andrés y Fernanda, además de Milagros, nuestra invitada más joven de la historia del programa, con apenas cinco años de edad. El propósito de su visita fue a tono del tema que La Petaquilla de la tía Petra abordó, la niñez mexicana. En la cápsula pudimos escuchar cómo los sobrinos de la tía Petra jugaban (en la década de 1940) con yo-yos, ropita para muñecas, carritos, tebeos; juguetes que con tanto cariño guardaba la Petaquilla. Así que tuvimos la oportunidad que los pequeños invitados nos hablaran de los juegos y juguetes con los que suelen pasar el rato: con los modernísimos juegos electrónicos, jugando “a las barbies”, “a la pelota”; y las canciones que cantaban para jugar, como “Doña Blanca”. ¿Recuerdas haber cantado tú esta canción? “Doña Blanca está cubierta…”

Además la Mtra. Cuquita nos leyó un relato escrito su padre (el Doctor Roberto Coronado) de cuando era niño. Y a pesar de sus noventa y cinco años, todavía sigue recordando con efusión los juegos con los que se divertía, como “Chiva pinta”, o “Pégale con dos”. ¿Recuerdas en qué consistían estos juegos? ¿Los llegaste a jugar alguna vez? Platícanoslo aquí mismo.

De esta manera, el puente entre la niñez de 1940 y la actual fue tendido. Nos dimos cuenta del paso de juegos más colectivos a juegos más o menos individuales. Pero bien es cierto que todos nosotros, sin remisión, jugamos cuando niños, por completo ajenos a todo lo que sucedía allende de los muros de nuestro universo infantil. Así que no es aventurado afirmar que ser niño es lo mismo que jugar, pues jugar es aprender. Algunos de los juguetes de inicios del XX.juguetes de cartón

¿A qué jugabas tú cuando era niño? Te sugerimos que visites la liga de la Universidad Veracruzana llamada Popularte.

Por lo demás, en la sección Estampitas tuvimos a Ponciano Arriaga. En esta ocasión escuchamos dos cápsulas de la sección De chile, de dulce y de manteca; en la primera de ella nos enteramos de la promoción del uso del pantalón que el Gobierno de Jalisco ejecutó en el siglo XIX, además de la influencia de la moda en la política (y a la inversa) con los conservadores. En la segunda cápsula la compleja clasificación racista de las castas.

El cierre del programa estuvo a cargo de la sección México siglo 20.1, en esta ocasión con los sucesos que impactaron el mundo durante 1910-1920.

Y desde luego no faltaron los regalos, tres camisetas de la Universidad Virtual de la UdeG.

¡Felicidades a los ganadores!

Recuerda, estamos ansiosos de conocer tus opiniones y comentarios.

México. Unidad II. Los cimientos de la nación: entre luchas hermanas. Programa 08. El territorio desaparecido: México ante la reducción de sus fronteras.

Qué agradable es la vida cuando uno ríe, ¿verdad? Y como la alegría no es ajena a nuestro programa, comenzamos en esta ocasión de una forma novedosa: con un chiste.

Bien sabido es que los mexicanos tenemos cierta debilidad por escuchar, o contar, alguno que otro chiste. Y en ocasiones, como toda buena anécdota divertida y amena, nos revela una auténtica verdad. Vale la pena recordarlo. Cantinflas, en la película “El Profe”, les cuenta a los niños que los gringos en una ocasión nos regresaron la casita de El Chamizal. La dibujan y todo. Entonces, un alumno avispado le hace ver que ésta no tiene “tejas”. Precisamente, le contesta el profe, nos regresaron la casita pero sin tejas.

¿Te sabes algún otro que refleje nuestra identidad o realidad como mexicanos? ¿Por qué no nos lo cuentas?

Así, pues, la historia del territorio mexicano está plagada de aventuras, traiciones, despojos y hasta transacciones. Por lo que, en este programa, abordamos algunos aspectos que han configurado al territorio mexicano y le han dado la forma que hoy posee.

Así, pues, entramos en nuestra sección académica con dos aproximaciones sobre el territorio mexicano. En el primero de ellos escuchamos un artículo de la Mtra. Andrea Vicencio, del Sistema de Universidad Virtual, en el que aborda los casos de Texas y Yucatán.

Texas, pues, era mexicana sólo nominalmente. La población, sus costumbres, su lengua y su religión se asemejaban más a las de Estados Unidos que a las de México; así que, siguiendo sus intereses personales, Texas se anexa gustosa al país vecino del norte… y ante esto, tras la lucha con los Estados Unidos, sucede la mutilación y pérdida de los territorios actuales de Nuevo México, Arizona y la Alta California. Es 2 de febrero de 1848 y el Tratado de Guadalupe Hidalgo asienta las nuevas fronteras.

Sin embargo, la tempestad se cierne todavía sobre México. Las ideas independentistas del norte se dispersan y logran llegar al sur del territorio mexicano, en la península de Yucatán, y se presenta la lucha que se conoce como La Guerra de Castas. Con todo, el territorio se consigue recuperar. Preocupados por las sequías y las cosechas, los mayas beligerantes regresan a sus casas cuando están a punto de obtener la victoria. Para 1853, los insurgentes del territorio occidental de Yucatán firman la tregua.

El segundo artículo, de la Dra. Elsa Aguilar Casas, del Instituto Nacional de Investigaciones Históricas de la República Mexicana, abordó el caso de la Isla de la Pasión, o Clipperton. Aunque de ínfimo tamaño, de condiciones extremas y donde la vida es exigua, tanto norteamericanos, franceses, ingleses, y desde luego mexicanos, reclamaron en algún momento su soberanía sobre la isla. Fue hasta el 28 de enero de 1931 cuando el rey de Italia, Vittorio Emanuele III (que fungió como árbitro en el conflicto), resolvió concederle a Francia el dominio de la Isla de Clipperton, sustrayéndola a México. ¿sabes cuál es la localización de esta isla por la que México se creía legítimo propietario?

Película Salón MéxicoTuvimos oportunidad de escuchar sobre la época de oro del cine mexicano en nuestra sección La Petaquilla de la tía Petra. Películas como “Salón México”, “La sombra del caudillo”, “Las abandonadas”, “La mal querida”, eran del gusto de la tía Petra. Nos dimos cuenta pues de ese lado cinéfilo la tía Petra que no conocíamos.

Los miembros de La Petaquilla nos platicaron sobre los actores y directores del esta época de oro del cine mexicano, en la que, incluso, la mano yankee estuvo moviendo el cine mexicano con su patrocinio. De ahí que la elección de los temas no fuera causal: la familia tradicional, el melodrama, el cabaret.

¿Recuerdas cómo era ir al cine cuando niño? Platícanoslo aquí mismo.

Por otro lado, en la sección de México siglo 20.1 nos enteramos de los sucesos más importantes en ámbitos como la ecología, literatura, cine, pintura, durante la década de 1900. Una década que, por cierto, en México fue revolucionaria.

Por lo demás, tampoco faltaron los regalos. Esta vez los obsequios fueron tres ejemplares del libro Arma la historia, de Enrique Florescano, además de tres camisetas de la Universidad Virtual de la UdG.

¡Felicidades a los ganadores!

Esperamos tus comentarios sobre tus recuerdos de niñez… o un chiste relacionado con la historia de México

México. Unidad II. Los cimientos de la nación: entre luchas hermanas. Programa 07. Divergencias latentes: grupos de poder en la nueva nación (II).

Este programa fue particularmente especial, pues tuvimos a dos pequeños invitados en vivo, Aranza y Juan Manuel, del 5° grado de la primaria Martín de Coruña, quienes nos platicaron sobre la vivencia que tienen con su libro de texto Arma tu historia, que la Secretaria de Educación entregó a los alumnos de primaria y secundaria.

Nuestros invitados, además, nos hablaron de su gusto por la historia, la manera en que la estudian, cómo les contaban la historia en sus familias, qué momentos históricos les interesa, sus personajes históricos favoritos. Pero sobre todo, nos revelaron una verdad absoluta y auténtica: no hay historia que no interese a los niños.

Y así dimos paso a la sección académica, con la segunda parte de la entrevista con el Mtro. Francisco Javier Moreno Rodríguez, docente investigador del Centro Universitarios de Ciencia Sociales y Humanidades (CUCSH) de la Universidad de Guadalajara y colaborador de la Revista Takwá. Ahora nos habló sobre el fracaso de la primera república federalista, la que se debió, nos dijo, por la pugna existente entre los poderes regionales (cacicazgos, los hacendados, las regiones) y los poderes centrales (comerciantes, jerarquía eclesiástica, ejército) representados por la Ciudad de México y que planteaban el proyecto centralista. Otro elemento de este primer fracaso del proyecto federalista fue el desprestigio que tuvo éste cuando se alía en 1833 con Antonio López de Santa Anna, quien nunca, recordemos, tuvo una definición clara de sus intereses ideológicos, pues se adscribía con federalistas y centralistas por igual, según el grado del beneficio ofrecido.

Esto fue lo que le permitió a los centralistas hacerse del poder e impulsar su proyecto con las Siete Leyes.

En el mismo orden de ideas, el Mtro. Javier Moreno nos habló sobre la evolución del proyecto federalista hacia el partido liberal, y del proyecto centralista hacia el partido conservador. Éste, bien sabido es, tendría el apoyo de la Iglesia y del Ejército, mientras que los liberales comenzarían a tomar distancia frente a la Iglesia. Asimismo, el sustento ideológico de ambos proyectos se representó en las logias masónicas (sustitutos de los partidos políticos): el rito escocés con los conservadores, y el yorkino con los liberales.

La tía Petra

Venimos escuchando la sección de La Petaquilla de la tía Petra desde hace ya varios programas. Pero, no obstante, apenas si sabíamos algo de la tía Petra; porque sí, la tía Petra no es personaje de ficción. De modo que fue muy grato enterarnos un poco más de su vida y su peculiar relación con la petaquilla. Y si se lo perdieron, diremos aquí que la tía Petra es antepasada de la Mtra. Cuquita… La foto que aparece es la real tía Petra.

Por lo demás, en la cápsula de La Petaquilla, la tía Petra nos contó cómo obtuvo su petaquilla y todo lo que vivieron. ¿Qué de cosas han pasado juntas! ¿Recuerdas alguna de las aventuras que vivió la petaquilla? ¿O el nombre de la persona que la compró?

Para concluir el programa se rifaron dos Discos compactos Mejicazz y tres camisetas de la Universidad Virtual de la UdG…

¡¡¡Felicidades a los ganadores!!!!

Página siguiente »

Orígenes de la República